El amor es un nutriente por si mismo

Tu pregunta es, ¿Puedes hablar acerca del arte de
alimentarte a ti mismo de amor? No hay arte en ello, porque no hay necesidad de
ningún esfuerzo. El amor es nutriente. Pero la humanidad ha estado tan
confundida por sus líderes que uno no conoce los reinos más internos del propio
ser. El amor es nutriente en sí mismo. Cuanto más puedes amar, más vas a
encontrar espacios inexplorados donde el amor sigue extendiendo a tu alrededor
como un aura.
Pero ese tipo de amor no ha sido permitido por ninguna
cultura. Han ceñido el amor a un pequeño túnel: puedes amar a tu esposa, tu
mujer puede amarte; puedes amar a tus hijos, puedes amar a tus padres, puedes
amar a tus amigos. Han hecho dos cosas que están profundamente arraigadas en
cada ser humano. Una de ellas es definir el amor como algo muy limitado –
amigos, familia, hijos, marido, esposa. Y la segunda cosa que han hecho es
hacerte creer que hay muchos tipos de amor. Amas de una manera  a tu marido o tu mujer; entonces tienes que
amar de otra manera cuando amas a tus hijos, y de otra forma cuando amas a tus
mayores, tu familia, tus maestros, y luego de otra manera a tus amigos. Pero la
verdad es que el amor no puede ser categorizado de la forma en que lo ha sido
en toda la historia de la humanidad. Ha habido razones para que ellos
categorizaran el amor de esa forma, pero sus motivos son inhumanos, ya que en
esta categorización mataron el amor…
La razón por la que todas las culturas han insistido en esta
categorización del amor es porque le temen al amor, si hay amor existencial,
entonces el amor deja de tener límites – entonces no se puede poner a hindúes
contra musulmanes, protestantes contra católicos. Entonces no se puede trazar
una línea que señale que no se puede amar a esta persona porque es judío o
chino. Los líderes del mundo quieren dividir al mundo, y para ello tienen que
hacer la división más básica que es el amor.

Osho, Om
Mani Padme Hum: The Sound of Silence, the Diamond in the Lotus, charla #20