Dimensión 33

Más Consciencia por favor!

 

La
consciencia se conoce físicamente como el estado de vigilia, es decir cuando
estamos despiertos, es por eso que los médicos dicen: “está consciente” cuando
un paciente despierta de algún desmayo, cirugía o estado de coma.

En el
aspecto espiritual estar consciente o despierto equivale al observar más allá
de los límites físicos, saber que hay algo más adicional a lo que alcanzas a
ver con la observación de tus ojos.

El ser
un buscador de la verdad e incluso el indagar en el tema espiritual, energético
y cosmológico no te hace de pronto una persona con consciencia, yo incluiría
otros factores, evalúalos y medita si estás de acuerdo:

  • Responsabilidad de tu propia vida, lo cual se refiere que
    seas responsable de todas tus elecciones, acciones y por lo tanto de sus
    consecuencias, sin intentar culpar a otras personas, a las circunstancias, al
    cosmos, a tu horóscopo, etcétera.

  • Conocimiento de ti mismo, el Universo se resume dentro de ti,
    si no conoces y no
                entiendes lo que hay en tu interior, ¿Cómo es que pretendes
    entender Dimensiones y
        Universos? Te perderías créeme!! Conócete a ti
    mismo: Navega primero en tu Universo interno, descubre tus propias
    motivaciones, indaga en tus pensamientos, sumérgete en tu luz y en tu
    oscuridad, acércate a tus emociones, recorre todo el camino hacia dentro antes
    de pretender que estás listo para ir afuera.

  •  Aprende a estar contigo: Los seres humanos siempre están en
    busca de la compañía, de distraer la mente y los sentidos con comida, con
    televisión, con redes sociales, todo antes de estar solos consigo mismos y
    tener que afrontar el miedo de estar en su propia compañía, antes de tener que
    conocerse, porque eso involucra.

 

  • Define tus Valores Personales: Y no me refiero a lo que te
    pueda imponer tu entorno externo, estoy hablando de que tú como individuo
    establezcas tus propios valores de acuerdo a tu estilo de vida, a tu
    personalidad, a tus creencias personales que reflejen quien eres, tus deseos y
    qué consideras importante.

 

En este punto es muy importante tener coherencia, ser
coherencia significa que lo que piensas, lo que dices y tu manera de actuar tenga
una relación lógica, te voy a dar un ejemplo de una persona que actúa con
coherencia y de su opuesto:

 

Congruencia en el pensar,
actuar y hablar:

 


Sebastián siempre ha sentido mucho amor por la naturaleza y
por los animales, sus padres no practicaban ninguna religión pero aun así desde
pequeño sus padres le inculcaron respeto por los demás y por todos los seres
vivos. Ahora que es un adolescente decidió estudiar Agronegocios, para él es
una manera de innovar en los procesos y productos de comercialización
agropecuaria, de manera ecológica y humanitaria, para incrementar la
rentabilidad en cada negocio aumentando la calidad de vida de su población, y además
cuidar los recursos naturales y animales. Sebastián no práctica aún ninguna
religión, sin embargo, se inclina por la filosofía Budista, ya que habla sobre
el amor y el respeto hacía los demás y hacia los otros seres vivos, como le
enseñaron sus padres.

 

Incongruencia en el
pensar, actuar y hablar:

 

Carlota es una mujer de edad avanzada que vive en un pequeño
Pueblo, va a la Iglesia todos los domingos a la ceremonia de las 7 a.m., camina
por la calle principal del pueblo para que todos se den cuenta de que se
levanta muy temprano y “cumple sus obligaciones con Dios”, como ella misma lo
dice. Cuando va de regreso a casa le gusta platicar con sus vecinas, lo mal que
iba vestidos todos, quien no se peinó y quien sospecha que tiene problemas en
casa, esparce rumores y continuamente hace sentir mal a los demás con sus
comentarios críticos y diciéndoles cómo deberían comportarse según ella. La
realidad es que a Carlota la educaron con la creencia de un Dios que juzga, es
amenazante y castiga, realmente va a la iglesia porque vive con culpa y juicio
hacia ella misma, tiene miedo de que Dios la castigue si falta o por lo que
ella considera que son sus malas acciones, muchas veces en la soledad y la
tristeza, incluso duda de la existencia de Dios, porque no logra sentirlo cerca
por más que reza, porque su corazón está bloqueado con el miedo, el juicio y la
culpa.

Conozco colegas desenvolviéndose en el campo de la energía,
espiritualidad y terapias holísticas que carecen totalmente de ética y que
tienen como único objetivo generar dinero, y acrecentar su ego, y muchas veces
lo hacen tomando ventaja de las creencias de las personas que acuden a ellos,
esto lo hacen por sus memorias de carencia, 
ya que no han llegado a ver su propia oscuridad, a conocerse y reconocer
primero lo que tienen que sanar en ellos mismos.

Y atención aquí, yo sé que muchos viven de esta actividad y
requieren pagar los gastos del lugar que dedican  a esta actividad, lo comprendo porque yo
misma no puedo pagar la renta de mi consultorio energéticamente, aunque sería
genial, recuerda que tenemos un cuerpo físico por tanto vivimos en 3D, sin
embargo, cuando mienten o toman ventaja sobre el desconocimiento de alguien más
sobre un tema a su favor, están siendo incongruentes con lo que predican,
porque su base de valores no está bien establecida. Es solo un ejemplo, claro
está que no podríamos dejarles toda la responsabilidad, ya que quien cede su
poder a otros también forma parte de esta dinámica.

  •   Establece hacia dónde vas: Lo decía al inicio de este
    escrito, si no tienes idea de a dónde vas, cualquier camino que tomes te va a
    llevar hacia ninguna parte. No te pido que definas el resto de tu vida en un
    par de minutos, pero sí que inicies a establecer objetivos a corto plazo,
    alcanzables,  en todas las áreas de tu
    vida, que te acerquen a ser la mejor versión de ti y que puedas tener metas en
    cada uno.


Este
punto está muy relacionado con la responsabilidad de tu propia vida y de tu
persona, vamos a ver un ejemplo sencillo, antes de que digas que no sabes por dónde
empezar y preguntes como lo haces:

      
Primero analiza todas las
áreas de tu vida y determina que te incomoda, molesta o no te permite ser feliz
en este momento, y haz preguntas al respecto:

Supongamos
que estas triste porque no te gusta cuerpo

      
Pregunta: ¿Qué no te gusta de
tu cuerpo?

Vamos
a suponer que sientes que tienes sobre peso.

¿Y
ahora que elijes? ¿Permanecer triste, quejándote de tu cuerpo, pero manteniendo
los mismos hábitos o tomar acción?

      
Toma acciones, retomando el
ejemplo podrías hacer lo siguiente:

Pesarte,
claro! Determinar tu IMC (Índice de Masa Corporal) para conocer cuánto peso
tienes excedido, considerando tu estatura y no me digas que no tienes dinero
para el nutriólogo, porque hay herramientas gratuitas en los buscadores para
determinarlo, ahora bien, digamos que tienes 10 kilos de más…

      
Requieres definir objetivos
alcanzables estableciendo pequeñas metas y definiendo la estrategia para
lograrlo.

Si te
estas preguntando la diferencia entre objetivo y meta, te lo explico así:

Objetivo:
Liberar 10 kilos

Meta:
Liberar 2 kilos por mes

Estrategia:
¿Con que te comprometes para lograrlo?

 

Las
palabras más difíciles de integrar a tu vocabulario diario una vez que iniciar
a despertar tu consciencia son: responsabilidad,
compromiso y elección
, porque ya no puedes fingir que no entiendes, que
estas durmiendo y aventar la culpa a los demás. Lo siento si llegaste hasta
aquí, no hay vuelta hacia atrás!

Algunas
estrategias pueden ser hacer ejercicio, beber más agua, reducir carbohidratos,
étc., ese tipo de cosas que siempre dices y muchas veces no haces porque te ha
faltado tener compromiso contigo mismo y hacerte responsable de lo que elijes,
así que si una vez más te pierdes en el intento,  la próxima vez que te sientas triste porque
no te gusta tu cuerpo, recordarás que tu elegiste verte y sentirte así porque
no pudiste comprometerte contigo mismo, porque quizá no te das la importancia
que requieres, o no te amas lo suficiente para priorizarte… y eso también lo
puedes mejorar si te lo propones.

Y así
continuas haciendo un análisis en todas las áreas de tu vida: cuerpo, salud,
dinero, pareja, etc. Determinando hacia dónde vas y estableciendo tus
objetivos, metas y estrategias en cada área, sencillo no? No importa cuánto
tiempo te tome, o cuantas veces tengas que volver a intentarlo, lo realmente
valioso en que sabes a dónde quieres llegar y haz iniciado a andar el camino.

En
resumen, vas a ir incrementando tu nivel de consciencia a medida que sigas las
recomendaciones iniciales:

  • ü  Toma la responsabilidad de tu propia vida.
  • ü  Conocimiento de ti mismo
  • ü  Aprende a estar contigo
  • ü  Define tus Valores Personales
  • ü  Congruencia en el pensar, actuar y hablar
  • ü  Establece hacia dónde vas

Seguramente
te parece información muy básica y realmente la es, es el principio de tú nuevo
“yo” con más consciencia, te invito a que los lleves a la práctica.

 

 

El Hilo Negro de la Espiritualidad – El Inicio

 

“Encontrar
el Hilo Negro” son frases que comúnmente utilizamos para dejar en claro que
muchas de nuestras brillantes e innovadoras ideas ya fueron anteriormente inventadas,
descubiertas o creadas. 
 

Vivimos
en una era en la que la creatividad es un talento cada vez más escaso y sobre-explotamos
un concepto mal entendido del “reciclaje”.

Reciclamos
conceptos, frases, imágenes, estilos de vestir e ideologías que nos devuelven
al mismo punto de partida, incluso no dudaría en ver algún fragmento de este
texto replicado en cualquier otro sitio, somos la generación del
“Copy&Paste”, del “antes todo era mejor”, como pretexto para no esforzarnos
en crear algo nuevo.


Un
ciclo incesante y perpetuo que bien podríamos comparar con el Samsara, y de
hecho es una comparativa interesante para iniciar a abordar el tema de la
espiritualidad, sin embargo, al Samsara haremos referencia a detalle más
adelante en otro post.

Antes
me gustaría puntualizar que si nos mantenemos dando vueltas en un mismo sitio,
con una visión difusa de hacia dónde nos dirigimos, repitiendo y copiando los
conceptos previamente hechos, nos daremos cuenta que solo estamos proyectando
una falsa  espiritualidad y en realidad
estamos solo dentro de una rueda de Hámster.

 

Y bien
lo expresa Lewis Carroll en su Libro “Alicia en el País de las Maravillas”:

“Si no sabes a dónde vas… cualquier camino te llevará ahí!”

 

¿Cuál
es la diferencia entre estar dentro de un ciclo divino o solo estar girando en
una rueda de Hámster? Te debes estar preguntando, y eso depende en mucho de tus
propias definiciones. Si este es el justo momento en que debes sentir aún con
mayor confusión preguntándote, ¿Pero cómo? ¿Se supone que yo tenga un concepto
propio sobre algo?

Si, se
supone que deberías tener tus propios conceptos, definiciones y ser capaz de
emitir tus propios puntos de vista y opiniones sobre absolutamente todo!

Claro
que no te culpo si no es así, y es que nos han enseñado que todo ya está hecho
y que todo ya está dicho, por tanto, no deberíamos esforzar a nuestra mente a
pensar, a crear y solo deberíamos consumir las teorías prefabricadas, de
aquellos que alguna vez se atrevieron a pensar, tampoco nos detenemos a  cuestionarnos quien lo dijo, porque lo dijo y
mucho menos a comprobar si tiene un fundamento, si es verdad o todo es una
verdadera falacia.

Incluso
te aseguro que muchas veces al encontrarte con una palabra que desconoces, en
vez de ir al diccionario o al buscador digital para conocer su definición,
preferirás ignorarla y continuar con tu día.

En
resumen, lo que hace la diferencia entre estar dentro de un ciclo divino o solo
estar girando en una rueda de Hámster, es tu nivel de consciencia, dicho en
palabras simples y resumidas, tú mismo haces la diferencia cuando te permites
pensar, generar tus propios conceptos, cuestionar lo que ves, lo que escuchas y
ser diferente, aun enfrentándote a la posibilidad de ser rechazado por las
personas que no puedan concebir algo diferente, o quién sabe, quizá incluso
convirtiéndote en su nuevo ídolo a seguir.

Si has
llegado hasta esta parte del texto podrías haber sentido un poco de incomodidad
al leer las líneas anteriores, hasta podrías decidir no continuar leyendo, y
sea que hayas detenido tu lectura o hayas continuado hasta aquí, yo estoy feliz porque eso significa una «elección consciente».

 

 

 

 


¿A QUÉ LLAMAMOS UNA CRISIS DE SANACIÓN?

Una crisis de sanación es un proceso que se activa en nuestro ser, mediante el cual nuestro cuerpo físico libera toxinas acumuladas en nuestros órganos y nuestro cuerpo mental-emocional libera emociones o pone de manifiesto patrones de pensamiento que nos son nocivos. Esto es lo que llamamos una crisis de sanación. Síntomas mentales-emocionales que podemos experimentar durante una Crisis de Sanación:

  • Ira
  • Tristeza
  • Miedo
  • Odio
  • Ansiedad
  • Síntomas físicos que podemos experimentar durante una Crisis de Sanación:
  • Incremento del sudor
  • Incremento de la orina
  • Incremento de las evacuaciones
  • Sarpullidos
  • Vómitos
  • Síntomas de resfriado o gripe
  • Dolores de cabeza
  • Fiebre
  • Dolores del pasado


Cada persona responde al tratamiento de una manera distinta. Por lo general para sufrir una crisis de sanación se debe realizar un tratamiento de varias sesiones donde la persona se limpia a fondo de los bloqueos.


Cuanto más largo sea un tratamiento de energético más completos y duraderos serán sus efectos.
Una sesión, por ejemplo, actúa sobre las consecuencias y resuelve problemas puntuales, por el contrario, un tratamiento aplicado planificadamente y sin prisas se orienta hacia la causa de los males y armoniza al individuo y su globalidad.



En estos casos el agravamiento aparente remitirá al cabo de dos o tres días, pero suele ser conveniente realizar más sesiones.

Además, hay que tener en cuenta que un tratamiento integral afecta al conjunto del cuerpo, mente y espíritu.

Alguien puede visitar a un terapeuta para sanarse de una dolencia y al final del tratamiento haber cambiado totalmente de comportamiento, de modo de pensar o de forma de relacionarse con los demás. Esto se debe al reequilibrio emocional y mental que la terapia produce.

Mediante las terapias energéticas se reviven acontecimientos pasados que muchas veces son desagradables y producen sentimiento de angustia, miedo, abandono o rechazo. Manifestar las emociones es necesario para limpiar el alma y liberarla energéticamente, pero da lugar a esas crisis emocionales que llamamos «catarsis».

Cuando la energía desencadena estos fenómenos traumáticos también conocidos por los terapeutas como «removidas», el paciente no debe asustarse y abandonar la sesión sino por el contrario, reafirmar su confianza en el poder de la terapia.

¿Que es el Reiki?


Es una terapia complementaria a la medicina convencional y las terapias psicológicas, y ha sido reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS). El método Reiki es una técnica de canalización y transmisión de energía vital a través de la imposición de manos, que se utiliza para obtener paz y equilibrio a todos los niveles:

  • Físico: mejoría de dolencias, lesiones, metabolismo, etc.
  • Emocional: problemas sentimentales, agresividad, infelicidad, etc.
  • Mental: hábitos dañinos, estrés, insomnio, etc.
  • Espiritual: armonía, paz, equilibrio, etc.

Reiki es una palabra sánscrita deriva de las palabras Rei y Ki. Rei sería el equivalente a la energía universal y Ki la energía vital.

El Reiki actúa en profundidad yendo a la raíz del problema físico o emocional, permitiendo que la emoción o el patrón de conducta que ha creado el desequilibrio, se manifieste y sea sanado.

También nos ayuda al crecimiento personal y a la expansión de nuestra conciencia.

La terapia Reiki pueden recibirla todos los seres humanos (adultos sanos, enfermos, embarazadas, niños y bebés), incluso también los animales y las plantas.